20 activistas fueron detenidxs en la protesta contra HOMSEC en el IFEMA

Noticia en La Marea.

Sociedad

 Una protesta acaba con 20 activistas en comisaría

Los detenidos denunciaban la celebración de Homsec 2017, el mayor salón profesional de armamento y tecnologías de seguridad en España.

14 Marzo 2017
13:57
Una protesta acaba con 20 activistas en comisaría
Protesta del colectivo Desarma Madrid por la celebración del Salón Militar Homsec. ÁLVARO MINGUITO

MADRID // Veinte personas han acabado este martes en la comisaría de Hortaleza (Madrid) para ser identificados por la Policía, después de que los agentes les exigieran su DNI durante un acto de protesta. A las 11 de la mañana, un grupo de activistas de la campaña “Desarma Madrid” ha bloqueado por unos instantes la entrada principal del recinto ferial de IFEMA en Madrid para protestar por la celebración del Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad y Defensa (Homsec 2017). Tras desplegar una pancarta con el lema “Desarma Madrid” y volcar pinturas de colores sobre sus cuerpos, la Policía ha procedido a su identificación. Quienes carecían de documento de identidad, han sido trasladados a dependencias policiales.

El colectivo antimilitarista responsable de la protesta recuerda que en Homsec “se comercializan armas que posteriormente son utilizadas contra los territorios ocupados en Palestina y contra población civil”.

Desarma Madrid también recalca que el promotor de este salón internacional, en el que participan empresas como TASER, MBDA o Navantia, “es el Grupo Atenea–Seguridad Nacional, entramado empresarial fomentado por personajes vinculados con el intento de golpe de Estado de febrero de 1981 y conocidos por su vinculación a los ideales de la extrema derecha”.

Más de 15.000 visitantes procedentes de 40 países y 195 expositores participarán en una feria de la que se ha desvinculado el Ayuntamiento de Madrid. Hace varios meses, el gobierno municipal exigió a los organizadores la retirada del logotipo del consistorio que aparecía en el folleto del evento ya que “no existe apoyo” de la institución al certamen.

Acción no violenta en el IFEMA contra HOMSEC.

 

https://saltamos.net/wp-content/uploads/2017/03/accion_antimilitarista_4_alvaro_minguito-1024x681.jpg

Fotografía: Álvaro Minguito.

Noticia en El Salto

Una treintena de activistas han participado en una acción de protesta en HOMSEC, la feria de tecnología armamentística que hoy ha abierto sus puertas en IFEMA en Madrid. 20 de ellos han sido detenidos.

Los 20 activistas antimilitaristas han sido retenidos por la policía y trasladados a la comisaría de Hortaleza, de donde han salido a última hora de la mañana, sin cargos aunque con sanción administrativa.

Las personas participantes, miembros de Alternativa Antimilitarista MOC procedentes de diversos territorios del Estado español, y de la plataforma Desarma Madrid, de la que forma parte Ecologistas en Acción, con el sonido de fondo de sirenas como las que avisan de un bombardeo, han desplegado varias pancartas con el lema ‘Desarma Madrid’ en el espacio de la puerta de acceso, mientras otras seis se rociaban de pintura roja en representación de la sangre vertida por las víctimas de las guerras en las que se emplean las armas que en HOMSEC se promocionan y venden.

Otro grupo más numeroso mostraba carteles con los nombres de algunos de los países donde se utilizan esas armas –Siria, Libia, Yemen, Palestina, Irak, Libia– mientras lanzaba aviones de papel manchados de sangre.

La feria está organizada por el Grupo Atenea y en ella participan, entre otros grupos y empresas,TASER, MBDA, Navantia o ISDEF –un grupo similar a HOMSEC– que, en su publicidad, destaca que lo que vende ha sido “probado en combate” ya que, como declara Avner Benzaken, jefe de la unidad de logística y tecnología del ejército de Israel, “si desarrollaban un producto y querían probarlo en terreno, solo tenían que ir a 5 ó 10 kilómetros de su base para ver cómo funcionaba, haciendo el proceso de fabricación mucho más rápido”. Cisjordania es otro de los laboratorios de la industria militar y de seguridad israelí puesto que las manifestaciones son un excelente campo de pruebas de diversos métodos represivos, también llamados de dispersión de masas.

Durante la acción se ha leído el manifiesto de la campaña Desarma Madrid, apoyado por 126 organizaciones sociales, en el que se denuncia que “HOMSEC es la mayor feria de armamento y tecnologías de seguridad que se organiza en el Estado español”. España es un gran exportador de armas, el sexto del mundo.

Dos de los directivos de Atenea, la empresa organizadora de HOMSEC, estuvieron relacionados con el intento de golpe de Estado el 23 de febrero de 1981.

Acción Directa Noviolenta contra los señores de la guerra, en IFEMA.

 

En la mañana del día de la inauguración de la feria de armas HOMSEC, activistas de Alternativa Antimilitarista-MOC han realizado una acción directa novilenta contra la feria de armas HOMSEC que se celebra en IFEMA.

La noticia ha sido seguida por Saltamos.

Esta tarde se tiene convocada una concentración en Sol para continuar con la jornada de lucha contra HOMSEC.

Pistoleros modernos

Pistoleros modernos

El rechazo al militarismo es inseparable de la lucha por los derechos sociales y el respeto al medioambiente. Para acabar con la guerra, hay que cambiar el sistema social en el que vivimos

12/03/2017 – 19:19h

La celebración del 6º Salón de las Tecnologías de Defensa y Seguridad Nacional en Madrid ha cosechado el rechazo de muchos colectivos sociales, de izquierdas y del propio Gobierno municipal de Ahora Madrid, y es una buena ocasión para recordar qué hay detrás de la guerra, ese “monstruo grande” que “pisa fuerte toda la inocencia de la gente”.

Si algo está preñado de cinismo es la guerra, cuya primera víctima es la verdad. A propósito de la incompetencia y desprecio por la vida de los seres humanos de los altos mandos de los distintos ejércitos implicados en la Primera Guerra Mundial -desde los alemanes a los británicos, pasando por los franceses o rusos-, el primer ministro británico, Lloyd George, le decía a un periodista de la época: “Si la gente supiera [la verdad], la guerra se detendría mañana mismo. Pero, por su puesto, ni la saben ni deben saberla” ( El siglo de la revolución, de Josep Fontana).

Todos los gobiernos jurarán una y otra vez sobre la Biblia, el Corán, —o por Snoopy—, que no tienen otro objetivo que la paz. Sin embargo, la venta de armas es el tercer negocio a escala planetaria: 1,8 billones de dólares en 2014. Y la mayoría de ese dinero sale del erario público. Menos mal que su prioridad es la paz.

No es difícil calibrar que con esos recursos, que casi doblan el PIB anual del Estado español, se podría transformar la situación del planeta si se emplearan en combatir el hambre y garantizar el acceso a los alimentos, el agua, la sanidad, la educación. Pero eso iría contra la naturaleza del sistema económico que rige nuestras vidas, que sólo busca el máximo beneficio privado en el menor plazo posible.

Además, está el costo social y material de emplear ese armamento. Conflictos como el de Yemen, Sudán o Siria, que ha arrasado el país y obligado a emigrar a millones de personas -a quienes los gobiernos de la Unión Europea rechazan dar asilo, aunque eso les cueste la vida a miles y un infame peregrinaje a la inmensa mayoría-, sólo son la punta del iceberg del desastre social y medioambiental que supone la guerra en todo el planeta.

El Estado español tiene asignado al presupuesto de Defensa “sólo” 5.787,89 millones de euros. Pero un estudio más detallado saca a relucir que el conjunto del gasto militar casi llega a los 31.000 millones de euros, una cifra que supone el 2,7% del PIB y el 7,2% del presupuesto estatal. Con poco más de la mitad de ese dinero, 17.000 millones, se podrían haber evitado los recortes en Sanidad y Educación aplicados desde que empezó la crisis. Y sólo en la Enseñanza pública se han perdido 30.000 empleos de docentes, cuando en todo el sector de la industria militar trabajan algo menos de 20.000 personas.

Un estudio del año 2007 en Estados Unidos demostraba que por cada 1.000 dólares invertidos en Sanidad o rehabilitación de vivienda se creaba un 50% más de empleo que por la misma cantidad invertida en el ámbito militar. Y si esa inversión se llevaba a cabo en Educación o transporte público los puestos de trabajo creados doblaban con creces a los que se lograban con la inversión militar. Todo eso sin entrar a valorar que gastar en salud, educación o vivienda, es mucho más positivo para la sociedad que en la “industria” de la destrucción.

Las guerras no responden a una maldad innata al ser humano, sino a unos intereses materiales muy concretos y tangibles, que van más allá del negocio que resulta de su propia venta. Son la expresión más brutal de la lucha de las grandes corporaciones multinacionales, y de los Estados nacionales que las representan, por el control de los mercados y las fuentes de materias primas. No en vano, el “proteccionista” Donald Trump, pretende aumentar el gasto militar estadounidense en casi un 10%, el mayor aumento en 15 años. Y, evidentemente, no lo propone para defenderse de una invasión de Canadá o de México, sino para garantizar su capacidad de intervención militar en cualquier punto del planeta.

Eduardo Galeano, en una de sus obras emblemáticas, citaba al comandante de EEUU Smedley D. Butler, que en 1935 declaraba: “Me he pasado treinta y tres años y cuatro meses en el servicio activo, como miembro de la más ágil fuerza militar de este país: el Cuerpo de Infantería de Marina. Serví en todas las jerarquías, desde teniente segundo hasta general de división. Y durante todo ese período me pasé la mayor parte del tiempo en funciones de pistolero de primera clase para los Grandes Negocios, para Wall Street y los banqueros. En una palabra, fui un pistolero del capitalismo…” ( Las venas abiertas de América Latina, Eduardo Galeano).

Hoy las cosas no han cambiado tanto, sólo la sofisticación del armamento empleado, por los pistoleros. Y los conflictos encuentran el terreno abonado en un mundo cada vez más desigual, marcado por una explotación creciente de la clase trabajadora y los campesinos pobres en todo el planeta, y un expolio suicida de los recursos naturales. Por eso, el rechazo al militarismo es inseparable de la lucha por los derechos sociales y el respeto al medioambiente. Para acabar con la guerra, hay que cambiar el sistema social en el que vivimos.

El negocio del apartheid llega a HOMSEC

 

Ya hemos denunciado las complicidades del Grupo Atenea, TASER, MBDA y Navantia. Ahora por último, y no por ello menos importante, llega el turno del apartheid, llega el turno de ISDEF.

ISDEF es una plataforma similar a HOMSEC. Se presenta en su página web como la “principal exhibición internacional de seguridad y defensa, dirigida a cubrir las necesidades del ejército, los servicios especiales de policía y de seguridad nacional, sirviendo como expositor de productos y soluciones ofrecidas por compañías innovadoras de defensa y seguridad de todo el mundo”1

La seguridad y la defensa es uno de los principales negocios de Israel, en el 2015 supuso un 5,38% del PIB2. Las compañías privadas de seguridad militar sirven de puerta giratoria para altos cargos del ejército de Israel. ISDEF es un claro reflejo de esto: la gran mayoría su junta directiva está compuesta por militares retirados3, al igual que ocurre con el Grupo Atenea, que organiza HOMSEC.

La feria se presenta como una oportunidad para única para descubrir las herramientas y tecnologías más avanzadas en materia de seguridad y defensa, destacando la prioridad dada a los llamados “materiales de doble uso”, es decir, aquellos que pueden ser utilizados tanto en el ámbito civil como en el militar. La aplicación de lógicas militares al campo de la seguridad ciudadana contribuye a una militarización y securitización de nuestras sociedades. Los aspectos sociales pasan a ser tratados desde lógicas securitarias, de la defensa y lo militar, aplicando medidas de control extraordinarias que en muchas ocasiones no respetan los derechos y libertades fundamentales. Y en esto Israel, es sin lugar a dudas un gran experto.

Otro de los reclamos de la feria es la oferta de productos “Probados en combate”. Avner Benzaken, jefe de la unidad de logística y tecnología del ejército de Israel afirmaba recientemente en unas declaraciones que si desarrollaban un producto y querían probarlo en terreno, solo tenía que ir a 5 o 10 kilómetros de su base para ver cómo funcionaba, haciendo el proceso de fabricación mucho más rápido4. Gracias a la conocida como “Operación Margen Protector” en el verano del 2014, Israel pudo perfeccionar uno de los drones que seguramente vendrá a exponer a HOMSEC, el G-NIUS5, un dron elaborado por dos de las mayores compañías de tecnología militar y seguridad israelíes, Elbit Systems y la Israeli Aeroespace Industries. Durante esa operación Israel asesinó a más de 2,200 civiles, 526 de ellos menores de edad, y arrasó barrios completos con la ayuda de esos drones. A día de hoy la Franja aún no se ha recuperado de la masacre, más de 100,000 personas siguen desplazadas y los materiales de reconstrucción siguen entrando a cuentagotas, debido al férreo bloqueo a la que Gaza lleva sometida durante ya 10 años.

Cisjordania es otro de los laboratorios de la industria militar y de seguridad israelí. Las manifestaciones son un excelente campo de pruebas de diversos métodos represivos, también llamados de “dispersión de masas”. Los mossos de escuadra, la policía nacional, la casa real o la Ertzaina, entre otros cuerpos y fuerzas de seguridad del estado se benefician en formaciones impartidas por empresas de seguridad privada israelí6 de todas estas estrategias represivas probadas en civiles para luego replicarlas en nuestras ciudades.

El desarrollo de esas tecnologías se hace a costa de graves vulneraciones de derechos humanos, de actos constitutivos de crímenes de guerra y de lesa humanidad que no deberían tener cabida en nuestros espacios públicos. Lo que se esconde detrás del eslogan “Probado en Combate” es la ocupación como negocio, es un régimen de apartheid, colonialismo y discriminación racial.

El lugar de los representantes de ISDEF no es el IFEMA, no son las calles de Madrid, es el banquillo de la Corte Penal Internacional7.

#NoaHOMSEC

#NoaISDEF

#ApartheidMata

1 Traducción del original. http://www.isdefexpo.com/ [Consultado el 6 de marzo de 2017]

2 Israel, Gasto Público Defensa. (2015) Datos Macro. Disponible online en http://www.datosmacro.com/estado/gasto/defensa/israel [Consultado el 6 de marzo de 2017]

3 Página web ISDEF. Disponible online en http://www.isdefexpo.com/ [Consultado el 6 de marzo de 2017]

4 Khalek, R. 2014. “The Benefits” of the Israeli Occupation: Gaza is a Weapons Testing Ground for Military Contractors. Global Research. Disponible online en http://www.globalresearch.ca/the-benefits-of-the-israeli-occupation-gaza-is-a-weapons-testing-ground-for-military-contractors/5403047 Consultado el 6 de marzo de 2017]

5 Idem

6 Bou, D. (2014) La Policía recibe instrucción en Israel sobre técnicas de seguridad ciudadana. La Directa, 12 febrero 2014. Disponible online en http://www.lamarea.com/2014/02/12/la-policia-recibe-instruccion-en-israel-sobre-tecnicas-de-seguridad-ciudadana/ [Consultado el 6 de marzo de 2017]

7 International Criminal Court, (2016) Report on Preliminary Examination Activities 2016. pp. 25- 33. Disponible online en https://www.icc-cpi.int/iccdocs/otp/161114-otp-rep-pe_eng.pdf [Consultado el 6 de marzo de 2017]