Itziar Ruiz- Jiménez, sobre el negocio de la seguridad.

https://www.elsaltodiario.com/industria-armamentistica/itziar-ruiz-gimenez-entrevista-sicur-homsec-lucha-contra-violencia-machista-seguridad

Anuncios

La seguridad de las mujeres

Se celebra en estos días la feria SICUR dedicada a la seguridad en sentido amplio. Vemos que participan empresas vinculadas a muchos ámbitos: seguridad laboral, contra incendios, en la circulación y los transportes, contra riesgos naturales, informática… e instituciones que van desde emergencias y bomberos a fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Los participantes nos muestran una cierta idea de lo que comúnmente se entiende por seguridad. Pero no creemos que al mirar con detalle este concepto todas compartamos las mismas ideas. Mientras que nadie duda de la necesidad de la seguridad en el trabajo, frente a los desastres naturales, en la carretera o la necesidad de servicios sanitarios de emergencias o bomberos, nosotras sí nos cuestionamos hasta dónde las fuerzas y cuerpos de seguridad aseguran de verdad algo.

Está socialmente aceptado que la seguridad humana, y en particular la seguridad de las mujeres, es cosa esencialmente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los militares. Sin embargo, nosotras creemos que la seguridad humana va más allá de la intervención militar o policial. Tal como reconoce la propia ONU, al hablar de seguridad hay que hablar también de seguridad alimentaria, ambiental, comunitaria, económica, etc. Las mujeres, en el ámbito familiar y laboral, tienen una existencia condicionada por las violencias que se ejercen sobre ellas. Se mata o maltrata a una mujer por no cubrir las expectativas que se esperan de ella. Mientras los gobiernos consideren que esta violencia pertenece al ámbito privado, siempre va a estar presente en nuestras sociedades.

Pero la seguridad de las mujeres también está dentro de nosotras mismas. El problema no se resuelve con leyes que condenen o penalicen al agresor, o policías y guardaespaldas que protejan a las víctimas, el objetivo final es que desaparezcan las violencias. No basta con aumentar las fuerzas del orden que garanticen las medidas de protección cuando, como pasa en el caso de los cuerpos militares, son ellos mismos quienes las incumplen, y además quedan impunes, como en las múltiples denuncias que ha habido a lo largo de los años contra Cascos Azules de la ONU, que han cometido todo tipo de agresiones contra las mujeres y las niñas que deberían haber protegido.

La seguridad de las mujeres requiere un profundo cambio de las estructuras sociales y un cambio de mentalidades. Depende de que nosotras podamos tomar nuestras propias decisiones para configurar una sociedad basada en nuestras necesidades y voluntades. Seguridad es ausencia de violencia contra las mujeres e igualdad de acceso al poder (político, económico y social): está en sentirse iguales para poder ser diferentes. La lucha contra la violencia hacia las mujeres tiene que ser incorporada en las políticas públicas de cada país, localidad, comunidad y en todo grupo social.

Mujeres de Negro contra la Guerra – Madrid

No a SICUR

Cada vez que nos hablan de “seguridad” nos echamos a temblar, y vamos teniendo claro que la Seguridad con mayúsculas, que es la de los Estados, Ejércitos y grandes corporaciones transnacionales, suele amenazar la seguridad real de las personas reales, la seguridad de poder vivir en paz, donde queramos, y con unas condiciones dignas.

Sicur es el Salón Internacional de la Seguridad, que ya va por la 21ª edición. Se celebra bienalmente en Madrid, en el IFEMA, quien aparece como organizador, y son sus promotores, entre otros, la Asociación Española de Empresas de Seguridad y la Asociación de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad. Tiene carácter profesional y, según su web, se dirige a áreas tan dispares como pueden ser la Seguridad Laboral, la lucha contra incendios o la Defensa y Seguridad contra el terrorismo.

De lo anterior podemos colegir cuál es el planteamiento de “Seguridad” que se potencia en este evento que, adelantamos, nada tiene que ver con el concepto de “seguridad humana” manejado por Naciones Unidas, y sí con el mucho más reciente concepto de “securitización” que venimos padeciendo desde 2001. Una ojeada a las empresas participantes confirma plenamente esta sospecha. A título de ejemplo, vemos que una de ellas es Guardian Defense & Homeland Security S.A., empresa israelí dedicada a la importación y distribución de material táctico policial y militar, AASIAS.COMempresa importadora y distribuidora de material policial y militar o EXCEM Technologiesque ofrece “soluciones para Operaciones Militares, Interceptación Legal de Comunicaciones, Investigaciones de Delitos Cibernéticos, Transporte, Seguridad de Puertos y Aeropuertos y Control de Fronteras.”

En el catálogo de productos, en el epígrafe de protección policial, podemos encontrar artículos que no nos ofrecen mucha seguridad, como armas de fuego, munición para las mismas, botes lanzables, grilletes y porras antidisturbios.

Pudimos leer en prensa, en la pasada edicióndel Salón, que expusieron “un total de 1.300 empresas de 21 países, presentando lo último en tecnología y seguridad”. Cámaras, escáneres, drones e incluso robots programados para combate, de cuyo peligro ha alertado este año Stephen Hawking, por su posible uso como armas autónomas, que podrían eliminar objetivos humanos simplemente siguiendo un algoritmo y sin necesidad de autorización.

Junto a todo este sector de negocio, que es el verdadero beneficiario de SICUR y su razón de ser, otros servicios (estos sí) necesarios para la sociedad (bomberos, sanitarios…), ofrecen cobertura a la propia celebración del mismo y se prestan a compartir espacio con quienes nada tienen que ver. Nada hay más inseguro que un mundo lleno de armas y de tecnología al servicio de Estados que no dudan en utilizarlas contra los derechos humanos.

Por todo lo anterior, desde la plataforma Desarma Madrid denunciamos la existencia de este Salón y nos oponemos a que se permita que eventos de este tipo se celebren en espacios de gestión pública como el IFEMA. Como expresamos en nuestro primer manifiesto contra la celebración de HOMSEC-2017, nos negamos a que los espacios públicos se utilicen para alojar este tipo de eventos que fomentan la cultura de la  guerra y el conflicto, así como modelos de seguridad represivos y centrados en amenazas militares sobre la integridad territorial y política de los Estados, totalmente alejados del modelo de seguridad humana que defiende el derecho a una vida libre de violencia, incluida la violencia heteropatriarcal, el derecho a una vida libre de miseria y libre del miedo.

Queremos un modelo de seguridad humana integral, que contemple aspectos que van desde lo político y lo comunitario, a aspectos relativos a la seguridad económica, alimentaria y medioambiental.

Plataforma Desarma Madrid